Nueva Ruralidad

NUEVA RURALIDAD

Justificación y convocatoria
El medio rural mexicano y latinoamericano ha sufrido actualmente cambios importantes a partir de su inserción en el proceso de globalización neoliberal, la apertura de fronteras y el nuevo papel que están jugando los estados nacionales. Existe actualmente, una crisis ambiental, así como una dificultad en seguir conceptualizando la sociedad rural separada de la urbana; se ha dado paso a la multiactividad y por tanto, a mirar los espacios rurales no sólo como agrícolas, sino impregnados de diversas ocupaciones propias de los sectores secundario y terciario. De este nuevo panorama, han surgido nuevos actores sociales que apelan a diseñar desde abajo y desde sus particularidades, distintas alternativas de desarrollo en las que prevalezca una nueva forma de concebir el medio ambiente y la diversidad cultural, pero también donde puedan expresarse con autonomía. En este contexto, las políticas públicas deberían percibir esta presencia diversificada de actores, no como un obstáculo, sino como la apertura de posibilidades para actuar de manera más realista y eficaz.

El concepto de nueva ruralidad es un concepto en construcción; una nueva forma de mirar y de construir la observación, la investigación y la práctica sobre el mundo rural contemporáneo. Diversos autores han desplegado dicho concepto con el fin de tener una mirada más fresca y actualizada sobre ese mundo rural que se ha ido formando gracias al contexto mundial, pero también, gracias al surgimiento y la perseverancia de actores sociales emergentes.

Los estudiosos del tema señalan que, si bien la nueva ruralidad ha sido trabajada como un concepto académico, actualmente ya está en las agendas de los gobiernos y de los organismos multilaterales, las organizaciones no gubernamentales, y los organismos privados. Se trata sin duda, de una visión interdisciplinaria que visibiliza la perspectiva de género; su importancia económica, cultural, social y política, hace énfasis en los cambios en dichas relaciones. Se reconoce también, la presencia y el protagonismo de niños, jóvenes, ancianos, los pueblos indios y afrodescendientes, y migrantes.

Así, la nueva ruralidad pretende ser una noción incluyente capaz de reconocer a todos los actores que habitan en el medio rural, no sólo ya a los campesinos. Un enfoque de esta naturaleza debe investigar los cambios en las estrategias de vida de la población, la capacidad de las instituciones públicas locales y sociales para incidir en estos cambios; evaluar la capacidad de las organizaciones locales para establecer prioridades acordes con las necesidades locales, así como la capacidad técnica de estas instituciones para desempeñar las nuevas funciones que les han otorgado los gobiernos nacionales.

Hoy más que nunca, la vida rural se liga al medio urbano; la agricultura adquiere otras características y nuevas prácticas agrícolas son retomadas y refuncionalizadas para su uso; se trata de tecnologías suaves para la preservación del medio ambiente y para el logro de una agricultura limpia que ofrece productos orgánicos frente a un nicho de mercado particular y novedoso. El cuidado, la preservación y la revalorización del medio ambiente surgen como un sustrato importante de estas actividades.

Las propuestas de política deben contemplar ofertas que incluyan una estrategia de desarrollo que contenga a la agricultura campesina y también a las otras formas de empleo regional, la sostenibilidad ambiental, la participación social de todos los actores involucrados, así como sus prácticas.

Objetivos
Ofrecer a los participantes la posibilidad de discutir el enfoque de nueva ruralidad y su inclusión en las agendas de docencia, investigación y prestación de servicios por parte de agencias gubernamentales y no gubernamentales.

Dirigido a
Investigadores y profesionales miembros de instituciones públicas y privadas y de organismos civiles, vinculados a la problemática y al mismo tiempo a estudiantes.

Trabajos de Expositores